News

20 July 2016
carros sostenibles

Abran paso, llegó el momento de los autos eléctricos

Por: Bernardo Figueroa Garro- Argentina

Equipo de redactores de Red+Vos

 

En los últimos años la industria de los autos eléctricos ha crecido a pasos agigantados a lo largo del mundo. Las experiencias en Noruega y Suecia  exponen una realidad, la tecnología ya está al alcance para ser utilizada mundialmente.

 

Noruega es el líder mundial en autos eléctricos per cápita y es además el cuarto de todo el planeta en tener más de 100.000 en sus calles. Este dato es de suma importancia  ya que el país nórdico tiene tan sólo 5 millones de habitantes, una cifra incomparable en relación al número de habitantes de Estados Unidos, Japón y China (los otros tres países que superan los 100.000 autos eléctricos).

 

Suecia también ha intensificado su lucha para reducir las emisiones de dióxido de carbono, producto de los vehículos que utilizan motor a combustión interna. Para ello ha creado la primera autopista eléctrica del mundo, esta  funciona mediante un tendido de rieles eléctricos, que alimentan a los camiones mediante pantógrafo similar al que utilizaban los tranvías. Por el momento sólo  han desarrollado algunos kilómetros de rieles  y las pruebas sólo se han realizado con camiones, de todas formas todo indicaría que esta experiencia del país escandinavo podría replicarse en otros países.

 

Más allá de los avances tecnológicos en materia de “movilidad eléctrica”  y de la conciencia ecológica que presentan  estos dos  países nórdicos, no son los únicos que han puesto un plazo definitivo para prohibir la venta de autos que utilizan la quema combustibles fósiles para su funcionamiento.  A las intenciones de Noruega, que pretende que para 2025 ya no se comercialicen en su jurisdicción vehículos que utilicen combustibles derivados del petróleo, se le suman Holanda y Alemania. Los holandeses también establecieron 2025 como fecha límite, mientras que Alemania intentará lograrlo para 2030.

 

Es necesaria una nueva regulación para que pronto lleguen a América Latina

En algunos países latinoamericanos también intentan imitar las experiencias de los países escandinavos, pero no sólo hacen falta innovaciones tecnológicas en materia de autos eléctricos, sino que también es necesaria una nueva regulación que acompañe este proceso de cambio. En función de esto, es importante remarcar los incentivos que el gobierno noruego estipula para aquellos que adquieran un auto eléctrico: cero impuestos en la compra, bajas tazas de rodamiento, cero costo en peajes, transporte gratis en ferries,  estacionamientos gratuito en zonas municipales y permiso para circular en los carriles de colectivos. Además, hay que  agregar que el gobierno noruego tiene políticas impositivas bastante agresivas para los coches contaminantes (emisiones de CO2)  y no les cobra impuestos a los propietarios de los autos eléctricos.

 

En el caso de la industria argentina, esta  cuenta con las herramientas necesarias para la puesta en marcha de la producción de los primeros vehículos eléctricos nacionales. Es más,  a fin de año los creadores de Sero, “el primer auto eléctrico creado en Argentina”, esperan poder comenzar a comercializar este vehículo, que no surge para competir contra las grandes marcas de automóviles sino que, pretende ser una alternativa ecológica de transporte. Los creadores de este modelo y todos aquellos que impulsan la inserción de los autos eléctricos en Argentina  esperan la creación de un nuevo marco regulatorio que contemple a estos nuevos vehículos, además, también se espera  promoción y obtención de  beneficios impositivos para aquellos que decidan adquirir un auto eléctrico.

 

A diferencias con lo que sucede en Noruega, donde marcas de autos eléctricos como Tesla han alcanzado tal avance tecnológico que son capaces de competir contra las históricas automotrices de motor a  combustión interna, en Latinoamérica la idea de autos eléctricos recién está comenzando. Para que a futuro nuestro continente pueda seguir los pasos de los países nórdicos, es necesaria la implementación de políticas verdes por parte de nuestros gobernantes, deben surgir incentivos para que los jóvenes latinoamericanos a la hora de adquirir su primer auto, piensen en uno eléctrico. En un auto que no sea nocivo para el medio ambiente.